jueves, 26 de marzo de 2009

CORTICOIDES ANTE UNA CRISIS ASMÁTICA

Hoy se considera el asma como una enfermedad inflamatoria y los corticoides constituyen el mejor antiinflamatorio.
Existen actualmente corticoides que actúan por vía inhalatoria directamente sobre los bronquios, que a las dosis habituales no pasan al resto del organismo, motivo por el cual no producen los efectos secundarios de los corticoides por vía general (oral e inyectable).
En nuestro país contamos con la Beclometasona, Budesonida, Flunisolida y Fluticasona. Con estos medicamentos hoy son muy pocos los pacientes asmáticos que no pueden controlar sus síntomas de manera efectiva, permitiéndoles no presentar crisis. Existen sin embargo algunos pocos pacientes corticoideo-dependientes, que deben tomar continuamente corticoides por vía general. Estos pacientes requieren un control estricto del especialista para evitar los efectos secundarios de los corticoides.
Los pacientes corticoideo-resistentes son aquellos que continúan con crisis, incluso con tratamiento con corticoides.
En aquellos casos en que deben administrarse corticoides por vía general (Oral e Inyectable) existen nuevos corticoides (Deflazacort) que producen menos efectos colaterales que siguen utilizándose con buenos resultados: Metilprednisona y la Betametasona.
De los corticoides inyectables hay unos de acción prolongada, y otros útiles en la crisis aguda, de acción rápida (Dexametasona e Hidrocortisona). Ambos deben ser indicados exclusivamente por el médico.

En esta oportunidad, se hablará un poco más sobre 2 de estos medicamentos ya mencionados: DEXAMETASONA y BETAMETASONA
DEXAMETASONA:
La dexametasona se emplea para tratar los síntomas producidos por un brusco descenso de los niveles de corticoides en el organismo, por ejemplo en la enfermedad de Addison. También presenta un gran poder antiinflamatorio. En ocasiones, por distintos estímulos, algunas células de nuestro organismo liberan unas sustancias que provocan inflamación. Los corticoides al reducir la liberación de estas sustancias ante, por ejemplo, respuestas alérgicas o inmunes, reducen a su vez la inflamación. Por tanto, la dexametasona será útil en enfermedades que se caracterizan por una inflamación excesiva. Además, la dexametasona puede emplearse a nivel hospitalario para el diagnóstico de la enfermedad de Cushing
Es utilizada en casos de ASMA, enfermedades reumáticas, periodos críticos de colitis ulcerosa, estados alérgicos, problemas de la piel, etc.
BETAMETASONA:
La betametasona es un esteroide de moderada potencia, del grupo de los glucocorticoides que se utiliza en medicina por sus propiedades inmunosupresoras y anti-inflamatorias. A diferencia de otros medicamentos con estos efectos, la betametasona no causa retención de agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada