jueves, 26 de marzo de 2009

Dexametasona y Betametasona contra el asma








La dexametasona y la betametasona son unos medicamentos que pertenecen al grupo de los corticoides o corticosterioides. Los corticosteroides son unas hormonas producidas por nuestro organismo que realizan diversas funciones de gran importancia.



Entre las principales importancias se encuentra el tratamiento contra el asma en sus diferentes tipos.







Los mecanismos que causan asma son complejos y varían entre grupos de población y aún entre individuos. La sensibilidad genética, que probablemente incluye varios genes, junto con diversos componentes ambientales son las causas principales del asma. Muchos enfermos de asma también tienen alergias y los investigadores están investigando los factores en las respuestas alérgicas que pueden causar asma en algunas personas. No todas las personas con alergias tienen asma, y no todos los casos del asma pueden ser explicados por una respuesta alérgica. Algunos expertos están buscando una conexión entre las infecciones víricas y el desarrollo del asma en las personas genéticamente susceptibles. Los investigadores también están detectando en algunos pacientes con asma, una sobreproducción de una enzima muy potente llamada endothelin, que es responsable por la reducción de los vasos sanguíneos y las vías respiratorias, la hiperreactividad de la vía respiratoria, la secreción de moco y quizá aún pueda desencadenar agentes inflamatorios. Además de los problemas en las vías respiratorias, los investigadores también están descubriendo que las anormalidades en el tejido del pulmón mismo pueden contribuir al asma. La enfermedad de reflujo gastroesofágico también contribuye a algunos casos de asma.







Entendiendo como se origina y/o produce, se demostro en pacientes que el uso de la dexametasona y betametasona administrada por via subcutánea tienen menor riesgo de exacerbaciones de las crisis y de reacciones adversas a los glucocorticoides que los que reciben el tratamiento convencional. para ello se llevo el seguimiento por 12 años a un grupo determinado de pacientes entre niños y adolescentes.




Se realizó una selección de 6 400 pacientes con asma moderada y grave de las edades comprendidas entre 2 y 14 años. Por asignación aleatoria, la mitad de ellos recibieron betametasona y dexametasona por vía subcutánea en dosis de 0.1 mg/kg/día durante 4 días sin exceder los 4 mg por dosis en los períodos de exacerbación de las crisis, la otra mitad recibió el tratamiento de consenso. En ambos grupos se valoró el número de crisis por año, ingresos hospitalarios, calidad de vida y reacciones adversas a los glucocorticoides. El seguimiento en ambos grupos se llevó a cabo durante 12 años. Resultados: Terminaron el estudio 5 400 pacientes, 2 810 del grupo de estudio y 2 690 del grupo control. El consumo de broncodilatadores presentó un riesgo relativo (RR) de 0.51; intervalo de confianza (IC) de 95%, 0.48-0.54. Los ingresos hospitalarios por año en el grupo de estudio con respecto al grupo control presentaron un RR de 0.54 (0.51-0.58); la calidad de vida en el grupo de estudio tuvo un RR de 0.50 (0.47-0.54). En cuanto a las reacciones adversas a los glucocorticoides, en el grupo de estudio con respecto al grupo control.
Se emplea con mayor frecuencia y sin riesgo a contraindicaciones ya que los metodos convencionales tenian mas riesgo de complicacion y en algunos de los casos empeoraba el asma.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada